Slayers 2. El hechicero de Atlas
(Atorasu no madoushi)

Primera edición: Agosto de 1990.
ISBN: 4-8291-2369-9.
Precio: ¥504.

Galería de ilustraciones

La segunda novela de Slayers, que si bien nunca fue adaptada al manga, si se adaptó para los capítulos 3-5 de la segunda temporada del anime, Slayers Next, y para la segunda novela de la edición juvenil.

01. Un trabajo que puede acabar mal.
(Yamemashou nariyuki makase no shigoto uke)
Lina y Gourry llegan a la ciudad de Atlas, donde se enteran que el presidente de la Asociación de Hechiceros, Halcyform el Blanco, lleva desaparecido más o menos un año, causando un gran comflicto entre los dos vicepresidentes, Tarim el Púrpura y Daymia el Azul, para obtener el puesto.

Mientras comen en una posada, un hombre llamado Lantz intenta ligar con Lina y le toca el culo, lo que causa que Lina reaccione lanzándole por los aires, lo que desemboca en una batalla a gran escala entre los mercenarios que estaban en la posada. Cuando la cosa se calma, un espadachín llamado Rod, entra y ofrece un trabajo como guardaespaldas de Tarim el Púrpura a los que estén interesados. Lina decide escuchar al menos los detalles de la oferta, por lo que ella y Gourry se marchan de allí junto a Rod y Lantz (que también trabaja para Tarim), en dirección a la mansión del vicepresidente. Por el camino son atacados por unos asesinos y un hechicero llamado Karuas, a los que vencen sin ninguna dificultad.

Al llegar a la mansión, Tarim explica que Daymia el Azul, su competidor por el puesto de presidente en la Asociación de Hechiceros, está obesionado con acabar con su vida, y que por eso necesita guardaespaldas. Lina le pregunta sobre el tipo de investigación que hacía el antiguo presidente antes de desaparecer, pero Tarim dice algo muy vago sobre "investigar la vida", que no convence a nada a Lina. La hechicera dice a Tarim que se pensará la oferta de trabajo, y se marcha de vuelta a su hostal, seguida de Gourry. De camino se encuentran a dos mazoku, que les aconsejan no aceptar la oferta de trabajo y mantenerse al margen. Eso tiene el efecto contrario, porque despierta la curiosidad de Lina por saber qué ocurrió con Halcyform, y por qué hay mazoku implicados, así que decide que aceptará la oferta. Al día siguiente, en el mercado, Lina se encuentra con una joven pelirroja, que también le pide que se mantenga al margen, pero Lina pierde su pista entre los clientes el mercado antes de poder preguntarle más sobre el tema.


02. Grotescos guerreros se arrastran en Atlas por la noche.
(ATORASU no yoru ni ugomeku igyouhei)
Lina y Gourry van a la mansión de Tarim y aceptan su oferta, lo que hace muy feliz al vicepresidente. La pareja decide recorrer la casa para conocer mejor el lugar que deben proteger, y se topan con Lantz, que sigue enfadado por la pelea con Lina en la posada. Gourry y él miden sus fuerzas haciendo una demostración de habilidad, pero Lantz queda tan impresionado con la de Gourry que inmediatamente le consdiera un hermano, y le trata con gran admiración. Después de recorrer la casa deciden ir a ver la mansión de Daymia, con Lantz como guía, y después a la de Halcyform. Allí Lina llama a la puerta, y le abre la misma muchacha pelirroja que se encontró en el mercado, Rubia, que finje no conocer a Lina. La hechicera decide seguirle el juego, y le hace unas preguntas genéricas sobre Halcyform, incluyendo el tema de su investigación, a lo que Rubia responde lo mismo que Tarim, que Halcyform investigaba "la vida".

Esa noche la mansión de Tarim es atacada por un grupo de gigantescos homúnculos, y quimeras de lobo cubiertas de púas y escamas. Lina, Gourry, Lantz y Rod, además del resto de guardias de Tarim, se enfrentan a ellos pero, durante la batalla Lina se percata de que Seigram, uno de los mazoku de la otra noche, les observa. El mazoku no quiere enfrentarse a ella y huye, por lo que Lina, junto a Gourry, decide perseguirle. Seigram les guía hasta la casa de Daymia, donde desaparece. Sabiendo que se trata de una trampa, Lina y Gourry entran en la casa, que está prácticamente desierta. En una gran sala encuentran a Daymia, que está prácticamente loco y obsesionado con que Tarim quiere enviar asesinos a por él, o que todo el mundo quiere robarle sus quimeras. Daymia activa una trampilla secreta que hace que el suelo se abra bajo los pies de Lina y Gourry. Lina intenta salvarles con un hechizo de vuelo, pero la sala al completo está dentro de un Rune Breaker, un hechizo que anula el poder mágico, y ambos caen hasta un acuífero subterráneo.


03. El que duerme en la barrera en el fondo del agua.
(kekkai no minasokoshinku nemuru mono)
Lina despierta de la caida y se da cuenta de que, bajo la sala con la barrera, existe una sala aún mayor con una barrera más poderosa bajo un gran acuífero, por eso el efecto del Rune Breaker había sido mucho mayor del habitual. Desde la superficie ven por casualidad una especie de gema gigante en el centro de la barrera, por lo que Lina baja a investigar rodeada por una barrera de viento. Allí descubre que en el interior de la gema hay un hombre encerrado, que habla con ella telepáticamente. Se trata de Halcyform el Blanco, el desaparecido presidente de la Asociación de Hechiceros de la ciudad de Atlas.

Halcyform le explica que Tarim y Daymia le engañaron para ir hasta la sala del Rune Breaker, donde usaron una extraña sustancia sobre él que más tarde se endureció hasta formar la prisión con forma de gema. Además le colocaron en el centro de la barrera Rune Breaker, donde el poder anulador es más intenso. Lina le libera usando la Espada de Luz, que no se ve afectada por el poder del hechizo, y los tres salen juntos del acuífero subterráneo. Daymia se sorprende mucho de ver a Halcyform libre, y acusa a Tarim de engañarle para traicionar al presidente. Halcyform decide que al día siguiente acudirá al consejo de la Asociación de Hechiceros para acusar a ambos vicepresidentes de lo que han hecho. Lina y Gourry deciden regresar a su hostal y no volver a la mansión de Tarim, pues les estaba mintiendo desde el principio.


04. ¿Quién está detrás de todo?
(kono jiken ura de itohiku hitowadare?)
De camino al hostal se encuentran con el mazoku que conoció junto a Seigram, Gio Gaea. Lina y Gourry se enfrentan a él, que se sorprende mucho de que Gourry posea la Espada de Luz. Gracias a eso y a los hechizos de Lina, Gio Gaea decide huir, no sin antes prometer que acabará con ellos en su próximo encuentro. Después se encuentran con Lantz, que parece estar en shock y se sorprende mucho de encontarles vivos. Lantz les acusa a ambos de haber hecho algo terrible, pero ellos no tienen ni idea de a qué se refiere. Lantz les guía de nuevo a casa de Daymia, y les lleva hasta la sala donde se encontraron con el vicepresidente horas antes pero, en vez de Daymia, lo que encuentran es una masa de carne que se devora a sí misma constantemente en un sufrimiento eterno. Lina reconoce la maldición como la Raugnut Rushavna, una maldición lanzada por los mazoku que convierte a la víctima en esa masa de carne y le vuelve inmortal, por lo que nadie puede acabar su sufrimiento hasta que el mazoku que lanzó la maldición sea destruido. Incapaz de soportar la idea de que haya enemigos tan poderosos, Lantz decide pasar de todo y volver con Tarim.

Lina sospecha que los mazoku trabajan para Tarim, por lo que vuelve corriendo a la casa del vicepresidente para intentar evitar que acabe con Lantz cuando descubra lo que sabe pero, al llegar allí, descubre que la casa está llena de sangre y vísceras de todos los guardaespaldas de Tarim. Además el cuerpo del propio vicepresidente está tendido en el suelo, y descabezado. Lantz también está en el suelo, pero sólo herido. Tras registrar el lugar se encuentran con Rod, que dice haber cambiado de bando y trabajar ahora para Halcyform, y que lo ha hecho sólo para poder medir sus fuerzas contra Gourry, ya que antes no podían hacerlo por ser aliados. Gourry y él se enfrentan, y Gourry ha de acabar con la vida de su antiguo compañero para salvar la suya propia.


05. ¡Problemón! La batalla final.
(Dai majime! Meiunkaketa saishuuseno)
Debido a la muerte de Tarim y las palabras de Rod, a Lina y Gourry sólo les queda buscar respuestas en la casa de Halcyform. Por lo que, tras llevar a Lantz a un hechicero especializado en la sanación, se dirigen a su mansión. Tras entrar furtivamente por el sótano, Lina localiza una entrada secreta que lleva hacia unos túneles, que ella supone que Halcyform utiliza para sus investigaciones. Pronto llegan a una sala donde encuentran la cabeza de Tarim, pero está consciente y es capaz de hablar con ellos, mantenida artificialmente como un experimento. Tarim les explica que lo que Halcyform investiga en realidad es la inmortalidad, algo prohibido para los hechiceros desde que, quinientos años atrás, el reino de Lethidius fuese destruido por la búsqueda de la vida eterna. Halcyform había empezado a secuestrar gente de Atlas para sus experimentos. Tarim y Daymia trataron de detenerle, pero Halcyform había hecho un pacto con un mazoku que le concedía vida eterna mientras el mazoku, o la "piedra del pacto" (un objeto utilizado para sellar el alma del humano que acepta la inmortalidad) no fuesen destruidos, por lo que decidieron sellarle en el centro del Rune Breaker.

Halcyform había utilizado a los dos mazoku para atraer a alguien que fuese capaz de liberarle, y Lina y Gourry habían caido en la trampa. Tarim le pide a Lina que acabe con su existencia, porque no quiere vivir como una cobaya de laboratorio. Lina se niega, pero antes de que Tarim pueda convencerle, Halcyform aparece y le destruye.

Lina y Gourry huyen, regresando por el túnel hasta el sótano. Allí se encuentran con Rubia, a la que interrogan para saber dónde está la piedra del pacto. Rubia está dispuesta a ayudarles porque no quiere que Halcyform siga cometiendo crímenes. No sabe cuál es la piedra, pero sabe que Halcyform tiene mucha estima a una de las piedras sujetas por estatuas de gárgolas en el piso de arriba. Tras enfrentarse a más quimeras enviadas por Halcyform, vuelven a enfrentarse al hechicero. Lina encuentra las gárgolas y destruye la piedra, pero resulta no ser la "piedra del pacto". Durante la batalla Lina se da cuenta de que Seigram, que les observa, evita ser golpeado por cosas y hechizos que jamás podrían dañar a un mazoku, por lo que se le ocurre una gran idea. Utilizando su espada, Lina destruye la máscara de piedra de Seigram, que resulta ser la "piedra del pacto", anulando así la inmortalidad de Halcyform, tras lo cual le lanza un Fire Ball para acabar con el hechicero.

Seigram se enfrenta entonces a ellos, pero consiguen hacerle huir dañándole seriamente con la Espasda de Luz. Por desgracia no todo ha terminado. Halcyform está vivo, pues poco antes consumió a Gio Gaea en su interior, como castigo por perder contra Lina y Gourry, por lo que ahora Halcyform es medio mazoku. Halcyform es demasiado poderoso, y Lina y Gourry están cansados y heridos de todas las batallas seguidas que han tenido que luchar. Rubia le pide que deje de hacer daño a los demás, y que eso no le devolverá "a la verdadera Rubia", pero Halcyform no quiere escucharle. Cuando parece a punto de ganar, Rubia coge la Espada de Luz y atraviesa su pecho. Halcyform es incapaz de levantar la mano contra su amada, y muere sabiendo que nunca pudo lograr su sueño de no volver a perder nunca a nadie al que ame.


Epílogo.
(Epiroogu)
Unos días después tanto Lina como Gourry y Lantz están completamente recuperados. Lantz se ha marchado ya rumbo a Sairaag para hacer turismo, pero Lina y Gourry aún no tienen muy claro a dónde quieren ir. Por suerte pudieron aclararlo todo con el consejo de la Asociación de Hechiceros, y consiguieron que Rubia no saliese perjudicada, porque bastante había sufrido ya.


Curiosidades.
· La versión de Estados Unidos utilizó la portada de la reedición del 2000 de la primera novela.


Reediciones.
Mayo del 2008
ISBN: 4-8291-3289-0
Precio: ¥588
Ed. digital: Julio del 2012 / ¥450