Slayers 17. Un retorno distante
(Harukanaru kiro)

Título original: 遥かなる帰路.
Primera edición: Octubre de 2019.
Ed. digital: Octubre de 2019.
ISBN: 4-0407-3377-0.
Precio: ¥693.

Galería de ilustraciones

Decimoséptima novela de la saga principal, y la segunda desde el regreso de esta saga en 2018, tras 18 años de inactividad. Aún no ha sido adaptada al anime o al manga. Al igual que con la novela 16, durante varios números de 2018 de la Dragon Magazine se estuvieron publicando algunos fragmentos de esta novela, a modo de avance.

01. Para cuando nos dimos cuenta, estábamos en una ciudad desconocida.
気がつけば知らない町に立っていた. (kigatsukeba shiranai machi ni tatteita)
Lina y Gourry se encuentran en Latoka, una ciudad del Reino de Zephiria, cerca de Zepheel, la capital. Lina se entera de que en la ciudad hay un viajero que se hospeda en la casa del alcalde, y que se llama Norst, lo que le hace recordar su batalla anterior con Sherra, la general de Dynast Grausherra. En aquella ocasión Lina se burló ante Sherra del sistema que usaba Dynast para nombrar a sus subordinados, suponiendo que seguro que habría algún otro llamado Nast, o Norst... la reacción de Sherra ante su broma hizo que Lina pensase que había acertado, por lo que al oír el nombre de Norst en Latoka, decide investigarlo, aunque cree que seguramente sea casualidad.

Lina consigue llegar hasta Norst, que quiere saber cómo ha oído hablar de él. Cuando Lina le dice que puede que tengan una amiga en común, Sherra, Norst crea una distorsión espacial alrededor de Lina, Gourry y él mismo, revelando ser el auténtico Norst, el otro general de Dynast Grausherra. Pero, cuando Norst descubre la identidad de Lina, entra en pánico, ya que cree que ha venido a destruirlo. Norst le asegura que no planea nada peligroso, e intenta hacer un trato con Lina. Él les devolverá a Latoka, y se marchará de la ciudad, a cambio de que Lina no se enfrente a él. La pareja accede y el espacio vuelve a la normalidad, encontrándose de nuevo en mitad de la calle.

Pero pronto descubren que no es la ciudad en la que estaban antes de encontrarse con Norst, sino otra ciudad que, según la gente a la que preguntan, también se llama Latoka, por lo que Lina asume que Norst cumplió su palabra devolviéndoles a Latoka, pero no a la misma Latoka en la que estaban. Preguntando, descubren que ni siquiera se encuentran dentro de la península sellada por la barrera mazoku, ya que nadie reconoce las ciudades y reinos por la que la pareja les pregunta. No tienen ni idea de lo lejos que pueden estar de la barrera, o qué dirección tomar.

Se marchan de Latoka hacia una ciudad cercana, Marisida, y de camino son atacados por bandidos, que Lina liquida con un simple Fire Ball. En la ciudad no tienen más suerte consiguiendo información, pero ven a un grupo de soldados que parecen ir de misión. Lina habla con uno de los soldados, Bronco, y cuando éste escucha que es una hechicera (a lo que él se refiere como "maga"), les pide que les acompañe. Cuando llegan a su destino resulta ser el lugar donde Lina había usado el Fire Ball. Bronco cree que el suelo calcinado es obra de una bestia demoniaca legendaria que destruyó Marisida en el pasado, pero Lina confiesa haber sido ella, pero ha de demostrarlo porque no le creen. Bronco cree que debe de ser una de los magos expertos de la capital del reino, Parbasos, por lo que Lina le pide que le indique cómo llegar hasta la capital, esperando obtener allí la información que necesitan. El soldado, que está encantado con Lina, les dibuja un mapa e incluso les escribe una carta de presentación para un amigo que tiene en la capital.


02. Los hechizos más poderosos no son siempre los mejores.
呪文無双いいことばかりと限らない . (jumon musou iikoto bakari to kagiranai)
Siguiendo las indicaciones de Bronco (que a Lina le cuesta leer porque las letras no son exactas a las que ella está acostumbrada) Lina y Gourry se dirigen hacia Parbasos. Encuentran un río que han de atravesar subidos a una barca, arrastrada por dos lubinas enormes., pero justo cuando parte la barca, una chica que llega tarde consigue saltar hasta ella usando algún tipo de hechizo de viento. La chica, que se llama Ran, le confirma sus sospechas sobre el hechizo y le explica que lo aprendió de unos elfos. La barca es entonces atacada por un pez enorme, llamadoo rockay, que quiere comerse a las lubinas, pero Lina acaba con el pez usando un Dynast Breath, lo que sorprende mucho a Ran, que decide acompañarles hasta Parbasos, pues no tiene nada más interesante que hacer. Aunque a Lina no le hace mucha gracia al principio, al final accede pues cree que Ran les vendrá muy bien para entender la cultura y costumbres del "mundo exterior".

Por fin, tras varios días de viaje, el trío llega a Parbasos, capital del reino de Rujilte, que resulta ser una ciudad amurallada, con un castillo en el centro rodeado por otra muralla aún más grande. El grupo se hospeda en la misma posada, pero Ran se va a hacer turismo mientras Lina y Gourry buscan al amigo de Bronco, un capitán llamado Morgan. Cuando le encuentran, Morgan no parece muy contento con que Bronco les dijera que le buscasen a él, pues cree que intenta utilizar su amistad para conseguir un ascenso. Aún así decide ayudar a la pareja a cambio de que ellos le echen una mano con un problema... acabar con el Rey Demonio del Norte. Pese a compartir "título", ese supuesto rey demonio no es la parte de Shabranigudu que está sellada en las montañas de Kataart, sino un simple brass demon invocado por algún hechicero novato y que estaba acompañado de varios lesser demons. Algo de poca monta para cualquier hechicero del interior de la barrera mazoku, pero todo un problema en el mundo exterior. Lina accede a acompañar a los Caballeros de la Lanzas Plateadas en su misión, y acaba con todos los mazoku de clase baja sin ningún problema, impresionando a los soldados.

Lina y Gourry esperan durante días a que Morgan les proporcione mapas y el resto de información que le han pedido, hasta que por fin son llamados a su oficina. Descubren que en realidad Morgan quiere obligarles a quedarse en la capital y a enseñar su magia a los soldados, pues quiere hacer que el ejército de Parbasos sea invencible, por lo que pretendee impedir que Lina y Gourry acaben colaborando con cualquier otro reino. Pero el dúo ya se temía algo así, por lo que se libran de Morgan y se disponen a huir de la ciudad, aunque pronto se pierden entre sus calles. Ran aparece entonces y les ayuda, lo que la convierte en cómplice y ha de huir junto a ellos, lográndolo gracias a que Ran ha estado explorando la ciudad.


03. Evasión. La sombra de nuestros perseguidores está a la vista.
逃避行迫る追っ手の影見えて. (touhikou semaru otte no kage miete)
El grupo sale de Parbasos hacia el norte pero luergo gira al oeste para despistar a quien pueda estar persiguiéndoles. Lina está preocupada de que Ran se vea afectada por la situación en la que se encuentran, pero la chica reafirma su intención de quedarse junto a ellos. Un día después llegan, disfrazados, a la aldea de Mos, donde Lina consigue información sobre las ciudades cercanas de un amable aldeano. Tras comprar ropa y comida en Mos, salen de la aldea en dirección hacia Parbasos para despistar, pero luego rodean la aldea y vuelven a dirigirse hacie el norte, hasta llegar a la ciudad de Ranoma. Tras comer en un restaurante y volver a la posada se reúnen en la habitación de Ran, donde discuten sobre el hecho de que seguramente hayan sido descubiertos, por varias cosas que han notado en la ciudad. Deciden huir en ese mismo momento, pero al salir por la ventana se encuentran con una figura encapuchada que les observa desde un tejado, y les ataca con hechizos que Lina no reconoce. Tras una breve batalla, el trío logra escapar de su misterioso atacante, aprovechando la oscuridad de la noche.

Tras pasar la noche en el bosque, el grupo debate acerca de cómo han podido localizarlos tras haberse tomado tantas molestias en ocultar el rumbo que estaban tomando, y Lina empieza a sospechar de Ran porque no la conoce de nada, pero luego decide que la probabilidad de que ella sea una traidora es muy baja. Lina aprovecha la ocasión para preguntarle a Ran acerca del hechizo de viento que utiliza, y Ran le explica que todas las cosas que había sido capaz de hacer con el viento eran fruto del mismo hechizo, el Windbreath, que utiliza el poder del Airlord y le permite hacer muchísimas cosas, como saltar, atacar en la distancia, moverse muy rápido... algo que sorprende mucho a Lina, pues de donde ella viene los hechizos no suelen ser tan versátiles, sino que tienen efectos muy concretos.

Cuatro días después el grupo llega a una pequeña aldea llamada Lenihorn, sin que hayan vuelto a tener problemas con sus perseguidores. Pero entonces se encuentran con unos veinte soldados a caballo, parte de los Caballeros de las Lanzas Plateadas. Su capitán les acusa de ser los culpables de lo ocurrido en Ranoma, y parece no saber nada acerca del asesino con el que Lina y los demás se encontraron. Lina sospecha que el asesino no tenía nada que ver con los caballeros, y conjura un gólem para distraerles. Entonces aparece el asesino, acompañado de otra figura encapuchada, que atacan a todos, pero los caballeros asumen que son aliados de Lina. Entonces aparece un lobo gigantesco capaz de protegerse de hechizos de ataque con un solo gruñido, y que ataca a los Caballeros. El lobo, llamado Regennel, se transforma de repente en un cíclope, y es entonces cuando los caballeros se dan cuenta de que los recién llegados no son alidos de Lina. La hechicera intenta razonar con los encapuchados y el cíclope, pensando que quizás le están atacando por error, pero uno de los encapuchados, llamado Galdoba, le responde que no hay confusión alguna, y que le atacan debido a las palabras de un oráculo: "de la tierra sellada por el mal, apaecerá aquella que invoca el caos en su cuerpo, y taerá la calamidad".


04. Qué esperar en la frontera...
国境を、目ざし行く先待つものは―. (kokkyou wo, mezashi yukusaki matsu mono wa...)
Lina supone que el oráculo debe de referirse a la vez que invocó sin pretenderlo a Lord of Nightmares en su propio cuerpo, cuando se enfrentó a Hellmaster Phibrizzo. Lina propone que lo mejor sería dejar de intentar matarle y ayudarle a volver a su propia tierra, y así se evitaría cualquier posible "calamidad", pero Galdoba dice que el oráculo es infalible, y que no sirven de nada las palabras ni los trucos para librarse de lo que ha de ocurrir. La batalla comienza. Ran se corre hacian la figura encapuchada que llegó en segundo lugar, una mujer llamada Nerfik, mientras Gourry se enfrenta a Regennel, y Lina colabora con ambos con su magia, al igual que hace Galdoba, con hechizos fuera de lo normal y que Lina no reconoce. Lina lanza un Drag Slave hacia Galdoba y Regennel, que consiguen defenderse del hechizo pero sólo parcialmente, por lo que el misterioso trío se retira volando sobre Regennel, que se ha transformado en un gigantesco dragón negro, a una velocidad increíble. Lina pregunta a los soldados si saben algo sobre los tres seres que se acaban de marchar, pero el capitán se queda en silencio, por lo que Lina y los demás se marchan sin más.

El trío continúa viajando hacia el norte hasta llegar a la ciudad de Tortas diez días después, sin que hayan vuelto a tener problemas. Entonces encuentran una multitud que rodea a un hombre que va demasiado tapado. Cuando se retira la tela que cubre su rostro, muestra una boca grotesca, y empieza a escupir descargas eléctricas a su alrededor. Lina sospecha que las figuras encapuchadas que les persiguen son en realidad dragones, por las extrañas habilidades y hechizos que utilizan. Lina no se atreve a usar su magia más poderosa en mitad de una población, por lo que tratan de huir, pero se encuentran con Nerfik, que les ataca, pero en seguida alza el vuelo cuando Gourry consigue acercarse mucho a ella. Nerfik les ataca con su aliento de dragón, pero entonces Morgan, el capitán de Parbasos les grita para que se refugien en el edificio en el que está él.

De repente se hace la calma en el exterior. Cuando salen Lina ve a una niña llorando que le pide ayuda, pero Lina le ataca porque se ha dado cuenta de que en realidad es Regennel, al notar su sed de sangre hacia ella. Regennel se transforma entonces en un dragón verde del tamaño de una casa, pero Gourry le ataca rápidamente y le corta en dos con su Blast Sword. Morgan les explica que ha llegado hasta allí siguiendo el rastro de Lina y Gourry, y les informa que el grupo con el que se han enfrentadao es una secta llamada Neosphied, pero que sólo sabe de ellos que atacabn a los mazoku y adoran a Ceiphied, aunque parece ser que de forma muy diferente a las doctrinas que él conoce. Además, esa secta no está formada por humanos, sino por elfos y dragones porque, según ellos, los humanos generan mucha energía negativa que alimenta a los mazoku.

Al volver a la calle principal, un grupo de humanos armados se están enfrentando a Nerfik y Galdoba, aunque es una lucha muy desproporcionada. Lina lanza un Dynast Breath a Nerfik, pero se defiende con un hechizo defensivo. Entonces Morgan aprovecha que los dragones sólo se estaban concentrando en Lina y Gourry para atravesar a Nerfik con la Blast Sword de Gourry. Después, Lina acaba con Galdoba utilizando un Blast Wave, mientras Ran le distraía y bloqueaba sus ataques. Cuando todo parecía haber acabado, Nerfik resulta seguir viva, y huye volando.

Morgan se despide del grupo, no sin antes informarles de que están a cinco días de la frontera con el Ducado de Belhide. Además les dice que informará en la capital que Lina parece haber perdido la vida en la batalla de Tortas, como gratitud por su ayuda contra el supuesto "rey demonio del norte". Sin más pistas que seguir, Lina y los demás deciden seguir viajando hacia el norte, en busca de un camino de vuelta a casa.


Portada alternativa.
Esta novela contó con una portada reversible, que tenía tanto el formato actual, como el que se presenta en la parte superior de este artículo, como el formato antiguo que encaja con las novelas publicadas originalmente.